PENSAMIENTO BASADO EN EL RIESGO EN ISO 9001: 2015

 

 

 

 

 

Propósito de este escrito:

 

  • Explicar el pensamiento basado en el riesgo dentro de ISO 9001.
  • Abordar las percepciones e inquietudes sobre si el pensamiento basado en el riesgo reemplaza el enfoque a procesos.
  • Explicar en términos simples cada componente del enfoque basado en el riesgo.

¿Qué es el pensamiento basado en el riesgo?

 

Uno de los cambios clave en la revisión 2015 de ISO 9001 es el establecimiento de un enfoque sistémico para considerar el riesgo en lugar de tratar a la prevención como un componente separado del Sistema de Gestión de la Calidad.

 

El riesgo es inherente en todos los aspectos de un Sistema de Gestión de la Calidad. Existen riesgos en todos los sistemas, procesos y funciones. El pensamiento basado en el riesgo garantiza que esos riesgos son identificados, considerados y controlados a través del diseño y la utilización del Sistema de Gestión de la Calidad.

 

En las versiones anteriores de ISO 9001 la cláusula sobre Acción Preventiva se encontraba separada del todo. Mediante la utilización del pensamiento basado en el riesgo la consideración de éste es integral. Se transforma de reactiva a proactiva en la prevención o reducción de los efectos indeseables mediante la identificación y acción tempranas. Cuando el Sistema de Gestión se basa en el riesgo, las acciones preventivas se encuentran integradas.

 

El pensamiento basado en el riesgo es algo que todos hacemos automáticamente en nuestra vida diaria.

 

Ejemplo: Si deseamos cruzar la calle miramos a ambos lados antes de hacerlo. No nos colocaríamos frente a un auto en movimiento.

 

Aunque el pensamiento basado en el riesgo siempre ha estado presente en ISO 9001, esta revisión la incorpora en todo el Sistema de Gestión.

 

En ISO 9001:2015 el pensamiento basado en el riesgo debe considerarse desde el inicio y a través de todo el sistema, haciendo las acciones preventivas inherentes a las actividades de planeación, operación, análisis y evaluación.

 

El pensamiento basado en el riesgo ya es una parte del enfoque a procesos.

 

No todos los procesos de un Sistema de Gestión de la Calidad representan el mismo nivel de riesgo en términos de la capacidad de la organización para cumplir con sus objetivos. Algunos requieren mayor cuidado, planeación y control que otros.

 

Ejemplo: Una calle puede cruzarse directamente o utilizando un puente peatonal. El proceso a elegir se determinará mediante la consideración de los riesgos.

 

Normalmente se considera que los riesgos solo tienen consecuencias negativas, no obstante los efectos del riesgo pueden ser positivos o negativos.

 

En ISO 9001:2015 los riesgos y las oportunidades se mencionan juntos. La oportunidad no es el lado positivo del riesgo. Una oportunidad es un conjunto de circunstancias que hacen posible lograr algo. Aprovechar o no aprovechar una oportunidad representa entonces diferentes niveles de riesgo.

 

Ejemplo:

 

Cruzar directamente la calle nos da la oportunidad de llegar rápidamente al otro lado, pero si aprovecho esta oportunidad, incremento el riesgo de ser atropellado por los autos en movimiento.

 

El pensamiento basado en el riesgo considera tanto la situación actual como las posibilidades del cambio.

 

El análisis de esta situación identifica oportunidades de mejora:

  • Utilizar el metro para cruzar por debajo de la calle.
  • La instalación de semáforos para peatones.
  • Buscar en la calle una zona sin tráfico.

 

¿Dónde se aborda el riesgo en ISO 9001:2015?

 

El concepto de pensamiento basado en el riesgo se aborda en la introducción de ISO 9001:2015 como una parte integral del enfoque de procesos.

 

ISO 9001:2015 utiliza el pensamiento basado en el riesgo de la siguiente forma:

 

Introducción – se explica el concepto de pensamiento basado en el riesgo.

 

Cláusula 4 – Se requiere que la organización aborde los riesgos y oportunidades asociados con los procesos del Sistema de Gestión de la Calidad.

 

Cláusula 5 – Se requiere a la alta dirección:

 

  • Promover el uso del pensamiento basado en riesgos.
  • Determinar y abordar los riesgos y oportunidades que pueden afectar la conformidad del producto / servicio.

 

Cláusula 6 – Se requiere que la organización identifique los riesgos y oportunidades relacionados con el desempeño del Sistema de Gestión de la Calidad y a llevar a cabo las acciones apropiadas para abordarlos.

 

Cláusula 7 – Se requiere que la organización determine y proporcione los recursos necesarios (el riesgo está implícito siempre que se menciona apropiado o adecuado).

 

Cláusula 8 – Se requiere que la organización gestione sus procesos operacionales (el riesgo está implícito siempre que se menciona apropiado o adecuado).

 

Cláusula 9 – Se requiere que la organización monitoree, realice la medición, analice y evalúe la efectividad de las acciones tomadas para abordar los riesgos y las oportunidades.

 

Cláusula 10 – Se requiere que la organización corrija, prevenga o reduzca los efectos indeseables y mejore el Sistema de Gestión de la Calidad llevando a cabo la actualización de los riesgos y las oportunidades.

 

¿Por qué el pensamiento basado en el riesgo?

 

La consideración del riesgo en todos los procesos del Sistema de Gestión de la Calidad incrementa la probabilidad de lograr los objetivos establecidos, se obtienen unos productos y/o servicios más consistentes y los clientes pueden estar seguros que recibirán el producto o servicio que esperan.

 

El pensamiento basado en riesgos:

 

·       Mejora la dirección.

·       Crea una sólida base de conocimiento.

·       Establece una cultura de mejora proactiva

·       Coadyuva en el cumplimiento de las regulaciones y estatutos.

·       Asegura la consistencia de la calidad de productos y servicios.

·       Incrementa la confianza y satisfacción de los clientes.

Las organizaciones más exitosas han incorporado intuitivamente el pensamiento basado en el riesgo.

 

¿Cómo lograrlo?

 

Utilice el pensamiento basado en riesgo durante la elaboración de sus sistemas y procesos administrativos.

 

Identifique cuales son sus riesgos- esto depende del contexto-.

 

Ejemplo:

 

No es lo mismo cruzar una vía rápida muy transitada que una calle con poco tráfico. Es necesario considerar aspectos como las condiciones ambientales, la visibilidad, la movilidad personal así como los objetivos personales específicos.

 

Entender los riesgos.

 

¿Qué es aceptable? ¿Qué es inaceptable? ¿Qué ventajas y desventajas tiene un proceso con respecto a otro?

 

Ejemplo:

 

Objetivo: Necesito cruzar la calle para llegar a una junta en una hora determinada.

 

  • Es inaceptable resultar herido.
  • Es inaceptable llegar tarde.

 

Lograr más rápidamente mi meta debe equilibrarse con la posibilidad de resultar herido. Es más importante llegar a la junta sano y salvo que llegar a tiempo.

 

Podría ser aceptable retrasar la llegada al otro lado utilizando un puente peatonal si la posibilidad de resultar herido al cruzar la calle es alto.

 

Analizando la situación. El puente peatonal se encuentra a 200 metros e incrementará el tiempo de llegada. El clima y la visibilidad son buenos lo que me permite observar que no hay mucho tráfico a esta hora.

 

Yo decido que cruzar directamente la calle representa un bajo riesgo de salir atropellado y me permitirá llegar a la junta a tiempo.

 

Planificar las acciones para abordar los riesgos

 

¿Como puedo evitar o eliminar el riesgo? ¿Cómo puedo mitigar los riesgos?

 

Ejemplo: Puedo eliminar el riesgo de ser atropellado por un automóvil si utilizo el puente peatonal pero ya he decidido que el riesgo involucrado en cruzar la calle es aceptable.

 

Ahora planeo como puedo reducir la posibilidad o el impacto del atropellamiento. No puedo controlar el impacto de un automóvil atropellándome. Puedo reducir la probabilidad de ser atropellado por un coche.

 

Planeo cruzar a una hora en la que no haya tantos automóviles y así reducir la posibilidad de un accidente. También planeo cruzar en un lugar dónde tenga una buena visibilidad.

 

Implementar el plan – actuar.

 

Ejemplo: Me pongo al lado de la calle, verifico que no existan obstáculos para cruzar. Verifico que no se aproximen automóviles. Continúo observando los automóviles mientras cruzo la calle.

 

Verificar la efectividad de la acción. ¿Funcionó?

 

Llegué al otro lado de la calle sin ser atropellado y a tiempo. Este plan funcionó y se evitaron los efectos indeseables.

 

Aprender de la experiencia. Mejorar.

 

Repito el plan en diferentes días a diferentes horas y con diferentes condiciones ambientales.

 

Esto me dará información para entender cómo el contexto (la hora, las condiciones ambientales, la cantidad de automóviles) afecta la efectividad del plan e incrementa la posibilidad de que no cumpla con los objetivos (llegar a tiempo, sano y salvo).

 

La experiencia me enseñará que cruzar la calle a ciertas horas del día es muy difícil porque hay demasiados automóviles. Para limitar el riesgo, reviso y mejoro mi proceso utilizando el puente peatonal a esas horas.

 

Continúo analizando la efectividad de los procesos y los reviso cuando el contexto cambia.

 

También puedo considerar las siguientes oportunidades de innovación:

 

  • ¿Puedo cambiar el lugar de la junta para no tener que cruzar la calle?
  • ¿Puedo cambiar la hora de la junta para poder cruzar la avenida cuando esté sin tráfico?
  • ¿Se puede tener una junta virtual?

 

Conclusiones

 

El pensamiento basado en el riesgo:

 

  •  No es algo nuevo
  • Es algo que ya se hacía.
  • Es continuo
  • Garantiza un mayor conocimiento de los riesgos y mejora la prepraración.
  • Aumenta la probabilidad de lograr los objetivos.
  • Reduce la probabilidad de resultados negativos.
  • Hace de la prevención un hábito.

 

Traducido de ISO/TC 176/SC2/N1269 www.iso.org/tc176/sc02/public por Javier Martínez Cañal (EPI Training and Consulting) con fines de difusión.

Contacto

 

Tel: (55) 5660 3368

E-mail: ventas_epi@prodigy.net.mx

Web: www.epitraining.com.mx

 

Dirección:

Soria 155. Col. Alamos.

C.P. 03400. Del. Benito Juárez.

México, D.F.

contador de visitas